Consumiendo frutos rojos:
el cuidado más natural, efectivo y delicioso.


Hoy sabemos bien que los frutos rojos son recomendados por los expertos en nutrición, pero en estudios científicos recientes, según el Departamento de Nutrición de la Universidad de Oslo, en Noruega, se ha demostrado que las frutas del bosque, como las moras, las fresas, los arándanos y las cerezas contribuyen de manera importante a mantener en buen estado el corazón, reduciendo el riesgo cardiovascular hasta un 32%.

Por ejemplo, las fresas regulan el colesterol en sangre, refuerzan el sistema inmunológico, aumentan la capacidad neuronal y reducen la inflamación, el envejecimiento y los procesos de oxidación. Estos beneficios se obtienen gracias a los antioxidantes que están presentes en las pepitas de las fresas.

En el caso de las enfermedades cardiovasculares, las fresas pueden prevenir hipercolesterolemias (presencia de colesterol en sangre) y arterioesclerosis (depósito de sustancias grasas en el interior de las arterias).

En general, los frutos rojos tienen un efecto protector por su elevado contenido en antocianinas, que son moléculas que ayudan a proteger el endotelio (la pared interior de las arterias, que es donde se originan los infartos) y a controlar la tensión arterial.

El agregar frutos rojos a la dieta, es un simple cambio que podría tener un impacto significativo en los esfuerzos de prevención contra enfermedades del corazón. Es necesario consumirlos tres o más veces por semana, además de que es positivo que a una edad temprana, se comiencen a consumir más frutos rojos, para reducir en el futuro un ataque al corazón, según recomienda el Departamento de Nutrición de la prestigiosa Escuela de Medicina de la Universidad de East Anglia en Norwich, Reino Unido.

Comienza ahora mismo a incorporar frutos rojos todos los días en tu dieta. Conoce el cultivo sustentable de Fresas que Valley Supreme tiene para ti.

Haz tu Pedido