parallax background


Lo que no sabías que la Primavera hacía en tu cuerpo

Vivir la primavera cada vez, pareciera algo sumamente común y habitual en los seres humanos; sin embargo, esta estación va más allá de deleitarnos con un buen clima y flores en campos verdes…es responsable de diversos cambios en nuestro cuerpo y mente, transformándonos sin percatarnos.

La primavera simboliza una renovación de la naturaleza y del espíritu humano. El término “Primavera” proviene de Prima (primer) y vera (verdor) y nos proporciona calidez en muchos sentidos.

Como sucede en diversos animales, los seres humanos también salimos del letargo en el que habíamos estado durante el invierno. La primavera trae consigo el lado feliz y positivo de la vida, porque nos regala un mejor clima, más horas de luz, diversidad de colores en las flores, mejora el ánimo social, mental y sexual, entre otras cosas.

Nuestro sistema nervioso central recibe los estímulos de la primavera, y se producen cambios bioquímicos, hormonales y circulatorios, dando una respuesta neuro-vascular-hormonal, que da como resultado una excitación psicológica y física mediante señales que nuestro organismo recibe a través de los sentidos como el tacto, la vista, el olfato, el gusto y la audición.
Si estamos expuestos a una mayor cantidad de luz, será mayor la cantidad de vitamina D que segregamos. De esta manera, aumentarán los niveles de testosterona (en hombres) y endorfinas (en ambos sexos) que conllevan a mejorar la vitalidad, el ánimo, a disminuir el estrés y a lograr una mayor estimulación sexual.

El buen clima traerá ganas de realizar actividades al aire libre, aumentando nuestros niveles de socialización; en algunas personas se eleva el humor y en otras se altera.
La primavera también puede tener efectos diferentes, un lado opuesto, llamado Astenia Primaveral, y significa que a mayor cantidad de luz que reciba el cuerpo humano, sentirá una afectación que se manifiesta en ciertas personas, y se expresa en falta de energía, cansancio, somnolencia, mayor irritabilidad, malestar general y contrario a lo anterior, disminución del deseo sexual.

Por el contrario, también se puede manifestar un bienestar exagerado, donde el aumento de la vitalidad puede desencadenar estados de ansiedad, euforia e hiperactividad, presentándose fases maníacas de trastorno bipolar que suele ser más frecuente en primavera.

Como ves, la primavera es más que sólo una estación del año, pues trae consigo una serie de cambios que pueden ser positivos, pero también negativos en el cuerpo humano, y debemos prestar atención para vivir y disfrutar esta época del año de la mejor manera posible.

Disfrútala comiendo alimentos sustentables entra a www.valleysupreme.com y haz tu pedido ahora

Haz tu Pedido